Cómo Conectar Con Las Personas que Fotografiamos para RETRATO. 11 octubre, 2017

Una de las cosas más frustrantes que me suceden cuando quiero retratar a una persona es encontrar la manera de conectar con él o ella, poder decirle que esa sonrisa es demasiado forzada sin que lo tome mal.

Entre nosotros, ¿cuántas veces te ha pasado lo mismo? seguramente demasiadas. Pero ha llegado el momento de darle una solución.  A continuación te daré unos tips para resolver ese dilema.

La empatía es la clave para que todo salga a la perfección.

La empatía será tu aliada.

Si quieres llegarle a la persona que vas a fotografiar, pero no tienes ni idea de por dónde empezar. Pues bien, conseguirlo depende de ti, claro que también de la persona que tienes delante, y es aquí donde La Empatía es tu mejor aliada y no sólo eso, es el único camino para conseguirlo. Un retrato habla de la persona que tienes delante pero también por igual de ti, y si consigues que los dos se muevan en la misma dirección, con un mismo objetivo, ya tienes medio trabajo hecho.

Establecer una conexión con el modelo es fundamental, saber quién es te ayudará a empatizar.

¿Quién es la persona que vas a Fotografiar?

Y te preguntarás ¿pero cómo le hago con esta persona que no conozco y a la que tengo que fotografiar en unos pocos minutos?

Fácil, para fotografiar a alguien hay que conocerlo primero, y con esto que te digo no me refiero a que sólo vas fotografiar a tu familia o que tienes que irte a tomar un café con cada persona a fotografiar, me refiero a que debes averiguar un poco de esa persona, dedicarle un poco de tiempo para saber quién es, qué es lo que quiere proyectar en su propio retrato, qué le gusta, a qué se dedica. Fotografiar a alguien sin conocerlo de nada no es buena idea en fotografía de retrato.

Romper el hielo entre modelo y fotógrafo, es fundamental para lograr un excelente resultado.

Rompe el hielo

Me ha pasado que el resultado de algunas fotografías de retrato no me gustan porque se ven forzados los retratados y esto sucede porque no logré conseguir conectar con la persona, tal vez por mi propia inseguridad, pero me ha funcionado lo siguiente y espero que te ayude a ti:

  • Preséntate, platica un poco de ti, de quién eres, hablar y compartir son excelentes maneras de conectar con las personas.
  • Sé amable, pero sobre todo respetuoso.
  • Sonríe. A nadie le gusta estar con alguien con cara de enojo. A todas las personas nos gusta que nos sonrían y nos hace sentir confianza.
  • Si eres simpático, aprovéchalo.

Practica con personas de confianza

¿Cómo vencer tu propia inseguridad?

Yo siempre me pongo nerviosa ante cualquier sesión de retrato. No es lo mismo trabajar con personas que con objetos, eso significa que hay muchos aspectos que debes controlar, lo que me ha ayudado es lo siguiente:

  • Confía en ti. Eso es primordial antes que nada.
  • Practica mucho, practicar con personas de mi confianza, eso me ha ayudado a dirigir sin miedo. En cuanto más domines la técnica podrás concentrarte en la parte artística.
  •  Antes de cualquier sesión reviso qué tipo de imágenes quiero hacer para no llegar con la mente en blanco y tener ideas claras que me ayudan a tener seguridad y soltura.
  • Apréndete algunas poses que te gusten de memoria y ponlas en práctica, inspírate en imágenes.

Busca poses cómodas

¿Cómo hacer que tu modelo se sienta cómodo?

Lo más probable es que la persona que vas a retratar está igual o más nervioso que tú, así que recuerda La Empatía es tu aliada además de poner en práctica lo siguiente:

  • Intégralo en la sesión: explícale lo que vas a hacer, lo que quieres conseguir, puedes apoyarte en imágenes. Si tiene la información clara y precisa de lo que va a pasar a continuación se sentirá más confiado.
  • Dirige la sesión.
  • Busca poses naturales en las que se sienta cómodo.
  • Empieza con tomas abiertas y deja los “close up» para cuando la sesión fluya con más naturalidad.
  • Sé claro en tus instrucciones, es decir, “mira allí, sonríe, levanta la barbilla…”
  • Muéstrate confiado, si tú estás relajado, eso lo contagias a cualquiera.
  • Es difícil estar ante una cámara así que ponte en el lugar de tu retratado.

Paciencia

Ten paciencia, muchas veces las cosas no salen como las esperábamos, pero a veces salen incluso mejor. La inspiración muchas veces nos llega trabajando, hay que perseverar y no rendirse.

Espero que encuentres un par de ideas que te sean útiles la próxima vez que retrates a alguien.